Innovación

Neuronavegación quirúrgica contra el dolor del trigémino

Fecha: .

Una enfermera de quirófano montando el sistema de navegación con  O-ARM durante la intervención, en la imagen de la derecha
Una enfermera de quirófano montando el sistema de navegación con  O-ARM durante la intervención, en la imagen de la derecha

La neuralgia del trigémino es un trastorno del nervio del mismo nombre que causa un dolor intenso, agudo, de carácter punzante en una mitad de la cara. En muchos casos, el tratamiento médico, a base de fármacos, suele ser suficiente para solventarlo. Pero en otras ocasiones ese dolor atroz repentino (quienes lo sufren lo describen como una descarga eléctrica en plena cara) debe ser tratado en quirófano.  

Los procedimientos quirúrgicos son diversos y con buenos resultados. Los neurocirujanos del Servet operan todos los años a pacientes por este problema. Pero esta pasada semana se enfrentaron a un caso insólito que se resistía a los procedimientos convencionales. “Hace semanas se intentó en quirófano mediante la técnica habitual pero no se pudo acceder a la zona a tratar.  Pero como el paciente tenía un intenso dolor valoramos una segunda opción: intervenirlo con el escáner intraoperatorio y neuronavegación, y ha funcionado”, explica Luis González, jefe de servicio de Neurocirugía del Hospital Universitario Miguel Servet y con una gran experiencia en estos casos.

La incidencia de neuralgia del trigémino es relativamente baja, 4 por cada 100.000 habitantes, por lo que se estima que en Aragón pueden diagnosticarse 53 casos al año. “En un 90% de los casos el dolor se controla con medicación, pero el resto necesita algún tipo de cirugía”, explica Jorge Díaz, también neurocirujano del Servet. “Con la intervención que hicimos, la termocoagulación por radiofrecuencia, el alivio del dolor es inmediato aproximadamente en un 60% de los casos”, indica el Dr. Díaz, que también intervino en la citada operación.

En este tipo de pacientes se decide la opción terapéutica de forma individualizada según las características de cada persona. Los tres procedimientos quirúrgicos más habituales son la microdescompresión vascular (cirugía intracraneal en la que se descomprime la potencial irritación del nervio por una estructura vascular próxima); radiocirugía (técnica específica de Radioterapia) y la termocoagulación del nervio. Esta última consiste en erradicar el dolor mediante la "coagulación" del nervio trigémino, con la aplicación de calor sobre el ganglio Gasser. Para lograrlo, los neurocirujanos deben introducir una aguja a través de la mejilla y acceder al ganglio Gasser por un único acceso muy pequeño que se denomina el agujero oval. Para ello, se sirven de control radiológico intraoperatorio que les ayuda a guiarse. Pero en el caso de este paciente, no fue posible porque había una gran dificultad de acceso al agujero oval y los neurocirujanos optaron por utilizar la tecnología más puntera que hay en el hospital, el escáner intraoperatorio O-arm de Medtronic, en esta ocasión con la utilización de un electrodo específico conectado a un generador de rizotomía (termocoagulación).

Para ello, se realizó un TAC pre-operatorio de base de cráneo para localizar el agujero oval y entrar. Ese estudio se vuelca en el navegador que lo almacena en su memoria. Ya en quirófano y a través de unos GPS especiales que se colocan al enfermo, el neuronavegador fusiona las imágenes y ayudado de monitorización intraoperatoria indica el camino más adecuado a los neurocirujanos con una precisión absoluta. El electrodo que debe anular el dolor alcanza su diana con una certeza quirúrgica total. El paciente fue tratado el martes 15 de noviembre en quirófano y al día siguiente se pudo ir a su casa y seguir su vida normal.

En este tipo de intervenciones se realiza un trabajo conjunto de los profesionales de Neurocirugía, Anestesia, Ingeniería Biomédica, Enfermería de quirófano y técnicos de Radiología, que permite el aprovechamiento de una tecnología de última generación que abre el abanico a nuevas posibilidades quirúrgicas.